Sagrario Anguiano: graduada social: “La subida del SMI se traducirá en más costes para la Administración y no tanto en aumento del poder adquisitivo»

6 de marzo de 2020 Actualidad Asesoría Fiscal Israel Súarez Hermoso de Mendoza

Con ocasión de la nueva subida del salario mínimo acordada por el gobierno de coalición formado por PSOE y Unidas Podemos, retomamos la entrevista que realizamos el pasado año con Sagrario Anguiano, nuestra graduada social, sobre el aumento del SMI. En aquella ocasión, el SMI se incrementó en un 22%, el mayor de la democracia y, ahora, ha crecido en un 5,5% hasta los 950€.

El Ejecutivo ha anunciado recientemente que su intención es continuar incrementando el SMI hasta alcanzar los 1000€ mensuales para los trabajadores que realizan 40 horas semanales.

1. ¿A qué responde el aumento del SMI?

Según el Real Decreto 231/2020, que contempla la subida del SMI, esta tiene como objetivo «hacer efectivo el derecho a una remuneración equitativa y suficiente que les proporcione a los trabajadores y a sus familias un nivel de vida decoroso». Además, pretende promover un crecimiento económico sostenido, sostenible e inclusivo, cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible presentes en la Agenda 2030 y seguir las recomendaciones internacionales en torno al SMI.

2. ¿A qué trabajadores beneficiará en mayor medida este incremento?

Como cuantía retributiva mínima, se verán beneficiados, principalmente, los trabajadores contratados en modalidades de formación o aprendizaje, los trabajadores minusválidos que desarrollen su actividad en centros especiales de empleo y trabajadores cuyo sector no tenga convenio colectivo de aplicación, entre otros. También se verán afectadas las cotizaciones de las empleadas de hogar y de los trabajadores agrarios. Por su parte, como índice laboral, afectará a varias cuestiones, fundamentalmente a nóminas. Por ejemplo, beneficiará a trabajadores con embargos en sus nóminas, cuyo salario líquido aumentará y, por tanto, Hacienda recaudará menos. Otro colectivo que se beneficiará son los perceptores de prestaciones de desempleo porque el requisito para acceder a ellas se modifica, de modo que habrá más personas que la reciban, suponiendo un mayor desembolso para las arcas públicas.

3. Cuando se aprobó esta medida, se habló de un impacto negativo en la creación de empleo y en la cotización a la Seguridad Social, ¿qué consecuencias podría tener el aumento del SMI en la economía española?

Se prevé que haya una gran repercusión en las arcas públicas por la subida del SMI como índice laboral y en el empleo joven que, probablemente, descenderá porque las empresas reducirán el número de contrataciones para contener los costes laborales. La recaudación social tampoco crecerá con el incremento del  SMI, y, además, la Administración Pública tendrá que costear la cotización de los subsidios de desempleo de mayores de 52 años, de cuidadores no profesionales y de excedencias por cuidado de los hijos y de dependientes. Entiendo que este incremento del SMI tiene consecuencias negativas porque se traduce en mayores costes para la Administración y no tanto en aumento del poder adquisitivo de los ciudadanos.

4. ¿Cómo es, en la actualidad, el SMI español con respecto al de otros países de la Unión Europea?

España se sitúa en el 8º puesto de los países de la Unión Europea en cuanto a salario mínimo. Se encuentra, por tanto, en una posición media-alta. En primer lugar, está Luxemburgo, que tiene un salaro mínimo  de casi 5.000€ mensuales y, en última posición, Bulgaria, donde no llega a 300.  Suecia, Noruega, Dinamarca, Islandia y Suiza no tienen fijado un SMI.

Comparte este contenido